Las morales (siempre) binarias

el superhéroe moralizado

Las morales de las supuestas decisiones en videojuegos: este aspecto binario que parte el mundo en dos, «bien» /«mal» replica las únicas opciones siempre binarias de un mundo que desconoce como verdaderas alternativa cualquier alteridad. ¿Y si el héroe decide no tener poderes? No habría «juego« y eso es, precisamente, lo que sucede con los «videojuegos», no hay más opción que el algoritmo programado...

Pero hay que decir que la moral siempre es binaria... ¿Qué parecido hay entre la moral y sus nociones de recompensa y castigo con un programa de videojuego en el que las supuestas decisiones son inputs que generan respuestas esperadas por el propio programa como outputs? La simulación de las desiciones (de la vida) en un juego, en el aspecto de su representación, hacen ver el mundo bajo esa lupa en la que el superhéroe imparte «justicia».

Aunque InFamous Second Son es muy divertido de seguir -pues también tiene esta parte subversiva, herencia del graffitti y de Banski-, la estructura de las decisiones sólo permite los outputs programados. Este perogrullo no hace más que recalcar que algo habría de hacerse a pesar de ellos, como ser un tanto amoral, un tanto flȃneur...

Decisión binaria en Infamous Second Son