Transcripción "Despatriarcalizar los territorios digitales: voces libres del Fediverso"

III Jornadas de Género y Software Libre (noviembre 2020)

Fuente: https://tube.undernet.uy/videos/watch/008f4d60-b342-4d35-8be6-682500e79d47

Buenas tardes, mi nombre es Cecilia, soy docente de la Tecnicatura Universitaria Software Libre de la Universidad Nacional del Litoral; integrante de una comunidad de la ciudad de Buenos Aires: El Club del Software Libre.

Desde hace algunos años vengo trabajando tanto des del activismo como des de la producción académica en la intersección entre el movimiento del software libre y los movimientos feministas y de diversidad sexual. Tomando la propuesta de las jornadas y la consigna de mapear un software libre feminista, vengo a conversar sobre las redes sociales. ¿Por qué redes sociales? Porque constituyen cada vez más una extensión de la presencialidad, son espacios donde se disputan luchas, sentires y saberes sobre los cuerpos, sobre las identidades y sobre las sexualidades.

Teniendo muy claro los horizontes en cuestiones de género está pendiente una reflexión a cerca de las tecnologías que usamos. Las redes sociales comerciales siguen siendo un pilar del software privativo y de todas las lógicas que están implícitas en él: capitalismo, colonialismo, patriarcado, heteronormatividad... Y son diseñadas por corporaciones monopólicas que se muestran como las únicas posibles: no podemos organizar una asamblea sin un evento de Facebook, no podemos instalar un tema de debate sin un hashtag de Twitter, no podemos difundir una convocatoria si no es por grupos de WhatsApp.

Pero al tiempo que las usamos vamos viendo y experimentando en primera persona como estas empresas vulneran la privacidad, comercializan datos de usuaries, censuran contenidos, y ordenan las publicaciones según les convenga a los anunciantes. Ante esta situación nos hacen creer que estamos en un dilema: o usamos esas redes privativas o nos desconectamos totalmente.

Entonces, la charla es una invitación a pensar los valores sociales, políticos, filosóficos y técnicos del software libre, más allá o no sólo limitados al sistema operativo. Las redes sociales digitales también funcionan en base a ciertos principios, y en ese sentido, las premisas que desde los activismos de género defendemos en las disputas simbólicas que en las luchas territoriales, están muy conectadas a los propósitos que movilizan e impulsan el desarrollo de redes sociales libres.

Sin aparatos de márqueting, sin mostrarse como únicas, exclusivas y necesarias, las redes sociales libres nos ofrecen otras formas de comunicación basada en la soberanía tecnológica, en el anonimato y en la privacidad. Y nos acercan a comunidades y colectivos que desde sus saberes y experiencias en el campo de las tecnologías, también buscan transformar las relaciones sociales.

Atrás de las redes sociales libres no hay CEOs ni corporaciones millonarias, hay activistas, comunidades de software libre y organizaciones sociales que proponen otras formas de interactuar: horizontales, descentralizadas y autogestivas. Como seguramente no todes conozcan estas plataformas de las que estoy hablando, les propongo hacer un recorrido por las redes sociales libres. Agarren la bici que salimos a pedalear el Fediverso.

Las redes sociales libres són muchas y muy diversas. Vemos en este mapa apenas una selección de ellas. En esta diversidad comparten tres características: como su nombre lo indica son libres, esto quiere decir que los programas y los protocolos de comunicación que las ponen en funcionamiento están desarrollados en software libre. Segunda característica: son descentralizadas. Cada una de las redes sociales libres funciona sobre muchos servidores que se denominan nodos o instancias dependiendo de la red, que están conectados entre sí. Se comportan como iguales en esta descentralización en un esquema horizontal y sin jerarquías.

Y en tercer lugar: son federadas. Esto significa que les usuaries pueden interactuar aunque sus perfiles hayan sido creados en distintos servidores e incluso en distintas redes sociales. Por eso también llamamos Fediverso al universo de redes sociales libres, descentralizadas y federadas.

Vayamos a conocer Mastodon. Mastodon es una red de microblogging (de microblogueo) y es la más popular en la actualidad, con más de tres millones de usuaries y casi tres mil instancias. Es decir que, al momento de crear una cuenta en Mastodon, vamos a poder elegir entre tres mil servidores diferentes. Como les decía antes, desde cualquier instancia que elija, voy a poder conectarme con usuaries de otras instancias y de otras redes libres.

Pero aún así, es importante elegir un servidor o instancia donde nos sintamos a gusto. Hay una gran cantidad de instancias que reúnen específicamente activismos de género y de diversidad. En Mastodon y en todas las redes sociales libres el registro es completamente anónimo: solo se nos va a pedir una dirección de correo electrónico. La vista por defecto es en tres columnas, y des del mismo campo de publicación se pueden enviar toots públicos, privados y mensajes directos. También se pueden adjuntar enlaces, archivos multimedia y crear encuestas. Hay varios buscadores y directorios de instancias: el primero y el segundo de esta lista, nos permiten hacer una búsqueda guiada filtrando por temáticas y por idioma.

Pixelfed es una red social orientada principalmente a imágenes. Su creación es más reciente y, al momento de grabar esta charla, tiene en funcionamiento alrededor de ciento cincuenta instancias. En Pixelfed podemos publicar fotos, vídeos e historias. Estos son algunos de los directorios que podemos consultar al momento de crear una cuenta en Pixelfed.

Friendica es una de las redes sociales libres más antiguas y tiene, en este momento, alrededor de tres-cientas instancias en funcionamiento. Tiene una gran cantidad de herramientas que pueden resultar útiles para la comunicación de colectivas y organizaciones. El formato de publicación es en muro, donde podemos escribir textos largos, insertar multimedia y agregar enlaces. Friendica también permite agregar grupos públicos y privados, y crear eventos. Al igual que las redes que les mencionaba antes, Friendica tiene varios directorios y buscadores de instancias. Como las anteriores, es fundamental revisar las reglas de participación y estar de acuerdo con ellas.

Las redes sociales libres son muchas y la pedaleada se nos haría eterna. Así que vamos a dejar acá el recorrido, pero ya tenemos una idea más clara de qué se trata esto del Fediverso. Vimos que son diferentes en apariencia y en funcionalidades, y que comparten características que en un principio podríamos pensar que son meramente técnicas, pero que en realidad están basadas en valores y objectivos como democratizar el acceso al conocimiento y a los recursos y construir espacios de comunicación más igualitarios.

Ahora la pregunta es cómo se vinculan en la práctica estos principios de comunicación libre, abierta y horizontal con los activismos de género. Y como algo que caracteriza a las redes sociales libres es que todes tenemos voz y no hay algoritmo que ordene o jerarquice, para esta tercera y última parte de la charla les propongo escuchar a Ondiz, a Adaluna y a Eunice, tres habitantes del Fediverso:

-Hola, yo soy Adaluna y soy habitante de Mastodon y me parece reimportante el uso de las redes sociales libres, habitar el Fediverso en toda su diversidad, su variedad, sus posibilidades. Sobre todo en los espacios del activismo feminista.

-Hola, mi nombre es Eunice y mis pronombres son elle, le, e. Lo que me gusta de usar una red social libre es la cantidad y calidad de espacios digitales que aunan la práctica de la autonomía con el cuidado comunitario. Me siento afortunade de haberme podido conectar con gente que, a pesar de las diferencias de valores y puntos de vista, pueden sin embargo coincidir en la necesidad de cultivar espacios diversos donde todas las personas marginalizadas puedan sentirse seguras para comunicar nuestras causas, conversar sobre nuestras vivencias o simplemente bromear y compartir nuestros intereses.

Ondiz: Uso las redes libres porque me respetan como persona: no venden mi información ni tratan de manipularme para que me enganche y genere contenidos. No monetizan mi estado de ánimo y mis emociones.

Eunice: Creo que la cultura de moderación que veo en mi red y específicamente en varias instancias de Mastodon están centradas en la necesidad de proteger activamente la seguridad y el bienestar de las personas más vulnerables que habitan estos espacios digitales, da fe de la efectividad de la descentralización, el federalismo y la diseminación libre del conocimiento.

Ondiz: Las redes libres me permiten, además, conectar con las personas sin que medie un algoritmo. La comunicación, en ellas, es real.

Eunice: Para las disidencias es fundamental esta alternativa que nos da un mayor control sobre las herramientas de nuestras luchas y nos permite depender menos de magras interesadas concesiones de quienes controlan las redes privativas.

Adaluna: Pues estamos en un contexto generalizado de violencias contra las mujeres, violencias varias que con la virtualidad considero que lo que ha pasado es que se ha mudado de territorios, tan diversos como los digitales que también es un mundo por habitar de una forma digna para las mujeres.

Eunice: Gracias a las conversaciones que estos espacios posibilitan he podido llegar a conocer aspectos de ámbitos de los que antes ignoraba mucho más, como todo lo que concierne a las personas discapacitadas y sus luchas reivindicatorias, así como las de los pueblos originarios y las personas racializadas. Y me ha dado nuevos puntos de vista acerca del género y la sexualidad, por no hablar de la inmensa diversidad de las luchas sociales en Abiayala y el resto del mundo.

Ondiz: Uso las redes libres porque son nuestras. Porque sólo seremos libres en la red si controlamos las herramientas digitales y construimos una infraestructura común que cuidemos entre todas.

Eunice: El software es la infraestructura pero el verdadero fundamento son los valores, los acuerdos y la buena voluntad que guían su diseño y su uso.

Adaluna: Y frente a ese contexto generalizado de violencias, me parece que el anonimato y la privacidad son claves como una forma de prevención pero también de resistencias para poder expresar nuestro sentipensar, nuestras acciones colectivas, nuestros sueños, nuestras utopías, y nuestras esperanzas de poder tener unas vías llenas de alegrías.

Dinamizadora: @bicivoladora@mastodon.uy

Voces del Fediverso:

Transcripción: @titi@barcelona.social